La transformación que ha experimentado un pino mugo desde el año 2004 hasta el año 2013

Texto y fotografía: Enzo Ferrari

Así era su aspecto al comienzo de todo, el 14 de Octubre de 2004, visto desde atrás

 

El 9 de junio de 2013, ya desarrollado. En la Exposición Nacional de Suiza, le fue otorgado el 3º premio

 

La historia de este pino de montaña (Pinus mugo) comenzó en el año 2004, año en el que adquirí este árbol de innegable longevidad y que mostraba aparentes signos de haber llevado una vida de dificultades y de una auténtica lucha por la supervivencia. El tronco estaba erosionado por uno de los lados y presentaba un shari natural de una belleza asombrosa. Su aspecto, muy retorcido en la parte central, confirmaba claramente las dificultades a las que tuvo que someterse, soportando diversas capas de nieve que lo obligaron a comprimirse, durante los interminables meses del invierno.

Como resultado, una tierra tan obstruida únicamente permitió que el árbol se mantuviera vivo y que envejeciese, sin capacidad para desarrollarse de manera armoniosa. Su supervivencia quedó garantizada por sus propias agujas que anualmente caían al suelo y se transformaban en una nueva materia orgánica. Su follaje se desarrolla en los extremos de las ramas alargadas, muy alejado del nebari. En marzo de 2005 pensé que sería buena idea trasplantar el árbol a una maceta sin esmaltar con el objetivo de favorecer el secado del “kiryu” y evitar de esta manera la putrefacción de las raíces.

Octubre, 2004 lateral derecho

 

Octubre, 2006 frente

 

El gran desafío

En el mes de octubre de 2006, después de haber estudiado el árbol por un periodo de algo más de un año, decidí que había llegado el momento de comenzar el gran desafío de intentar acercar el follaje hacia el tronco principal. Había desarrollado algunas ideas y lo que quería era doblar la base gruesa de la rama hacia la parte inferior del tronco. La rama disponía de dos ramas laterales, siendo la inferior más estrecha que la superior. La rama de arriba podría servir para formar una bóveda de follaje utilizando todas las ramas laterales más pequeñas favoreciendo la creación de masas de follaje. La rama inferior es ideal para concebirse como rama principal consiguiendo con ella resaltar el movimiento del árbol. Y tratando de documentar todo el proceso, un sábado del mes de octubre del año 2006, comenzó todo.

Detalle del shari natural

Octubre, 2006 lateral izquierdo

 

Lees meer !   Lees meer !   Lees meer !   Lees meer !    Lees meer !