Sus hojas, flores y frutos tan diminutos, hacen que el cotoneaster sea una especie muy adecuada para el bonsái

Texto y fotografía Bonsai Focus Studio. Técnicas: Martin Bonvie

Martín Bonvie, ganador del Premio “Nuevos Talentos” de la EBA 2013, será nuestro guía y nos explicará los primeros pasos que hemos de dar para mejorar el aspecto de un cotoneaster de tamaño medio.

Analizando el árbol

Este árbol tiene un aspecto aparentemente muy satisfactorio. Presenta un grueso tronco y una estructura de ramificación bien desarrollada. Entonces, ¿Por qué modificarlo, si ya tiene una apariencia tan buena? Bueno, en realidad, si lo inspeccionamos de cerca nos daremos cuenta que esconde muchos defectos. En primer lugar, las ramas están totalmente desproporcionadas y se cruzan entre sí, y por otro lado, la base ha desarrollado unas raíces muy desagradables. Es el momento de acometer los primeros trabajos drásticos que nos permitan corregir estos fallos para garantizar un futuro mucho mejor al árbol. No debemos temer la poda, ya que nos permitirá eliminar una gran cantidad de ramas, favoreciendo con ello la creación de una estructura sencilla, despejada y mucho más delicada. Para corregir la tan desagradable base de las raíces, deberemos inclinar el árbol hacia atrás y hacia el lado derecho, para después trasplantarlo en esta posición. De esta manera la raíz grande de la derecha parecerá mucho menos inquietante. Una vez realizados estos trabajos previos, procederemos a eliminar las ramas de la parte superior para despejar la estructura. De esta manera, conseguiremos que el tronco y las ramas alcancen un mayor equilibrio.

Tiene una gruesa raíz en el lado derecho

Muchas ramas se cruzan entre sí y son demasiado gruesas o están mal posicionadas.

Se inspecciona la base de las raíces con un palillo

Finalmente se ha elegido el frente del árbol; la forma cónica y el movimiento del tronco se aprecian mucho mejor desde esta perspectiva

Se eliminan las gruesas ramas próximas a la rama principal

Una eliminación de ramas desconcertante

El objetivo en este punto será el tratar de conseguir mejorar la estructura de ramificación, eliminando sobre todo aquellas que se cruzan entre sí, o bien aquellas que son demasiado gruesas. La mayor parte de las ramas se han desarrollado hacia el mismo lado del tronco o han crecido muy próximas unas de otras. Ahora es el momento de corregir las ramas para que el árbol consiga un mejor aspecto de cara al futuro. Debemos seleccionar una rama principal y una rama secundaria. Deberán destacar tanto la rama principal de la derecha como la rama secundaria. Cualquier rama que las obstruya, deberá ser eliminada. Lo mismo ocurre con las ramas de atrás y las de la parte superior del árbol.

Se eliminan también las gruesas ramas situadas por encima de la rama principal

 

Lees meer !   Lees meer !   Lees meer !   Lees meer !    Lees meer !